lunes, 24 de octubre de 2011

reciclando restos de lana...






Hace tiempo que voy guardando en una bolsa los restos de lanas que me quedan al rematar los proyectos. El típico paquete que no quieres tirar pero con el que tampoco sabes qué hacer, hasta que el otro día encontré la idea perfecta, una manta de ganchillo hecha en círculo.

Es un trabajo para empezar en otoño, cuando ya empiezo a pasar más tardes dentro de casa al calor de la chimenea. Así que me animé, y los fines de semana, mientras Javi y Emilia juegan por ahí, me siento un rato a ganchillar, y poco a poco la manta va creciendo. Quiero ponerla como alfombra en la habitación de Emilia ( esa en la que  puse el ordenador, y en la que ella solo juega cuando estoy un rato blogeando), y como ya tengo un buen tramo avanzado y me gusta tanto como queda, me animo a enseñar alguna foto.

Sigo trabajando en ella y espero ponerle unas 12 o 15 vueltas más. Estoy utilizando un ganchito de 4,5mm, para que el punto sea grande y junto varias hebras de lana para hacer una más gorda. El ganchillo es un trabajo zen, me deja en un estado mental próximo a la meditación. Las abuelas tienen sabidurías ocultas...

3 comentarios:

  1. Te está quedando preciosa.
    Yo también estoy liada en una, pero con el ganchillo gigante que me fabriqué, uniendo 6 hebras de lana. Mi madre siempre me guarda sus restos de lana.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. !Madre mía cuántas ideas! El día que termine lo que tengo entre manos lo que voy a disfrutar haciendo cosas manuales...

    ResponderEliminar
  3. Las abuelas tienen mucho que enseñarnos.....
    Yo me estoy enganchando ahora al ganchillo y es por eso... me deja super relajada!

    ResponderEliminar