martes, 6 de diciembre de 2011

home


A fuerza de rascar en el fondo del armario voy sacando piezas que por un motivo u otro quedaron olvidadas. Esta camiseta de Zara, hacía un par de temporadas que no me la ponía porque ya no me veo con este cuello tan alto y oscuro. El negro me ha abandonado. Así que le metí la tijera y saqué mi bolsa de fieltros y mis tijeritas....  ha quedado incomparablemente más romántica y divertida. Le puse en el cuello un biés de raso que le da el toque de brillo satinado, y el camino sigue cruzado por la espalda.
Esta vez no tenía cerca quien me sacara una foto y he tenido que apañármelas...

2 comentarios: