sábado, 14 de julio de 2012

túnica negra y reflexiones vietnamitas...



El verano pasado comencé esta túnica y al probársela ¡¡¡¡no le cabía la cabeza!!!!  argh! . El caso es que la dejé para ver como hacer un apaño y se me olvidó sepultada en el montón de tareas sin terminar.... Este año la encontré organizando las telas de verano y como ya se me había pasado la frustración se me ocurrió enseguida como hacer una abertura en la espalda y dejarla bien rematadita para que le entrase la cabeza y pudiese disfrutarla.

¡¡¡¡Que bueno que aún le está bien!!!!!.  Los shorts negros son de las rebajas de Canada House, aunque no pude resistirme y les cosí unos corazones aplicados con fiselina para darles color....  que sería de mi sin los corazones!!!

Cuando vi el precio de los shorts (6€) me entró una cosa rara en el cuerpo, por un lado pensé, por este precio no me vale la pena buscar la tela de punto, los botones, el patrón y pasar el trabajo de coserlos yo, pues eran justo la idea que tenía para acompañar la túnica. Pero por otro lado.... ¿¿¿¿ cuanto le han pagado a la mujer que los ha cosido para que hayan viajado desde Vietnam y yo los compre aquí a este precio???? . Cada día tengo mas claro que si hiciésemos toda la ropa que llevamos puesta seríamos capaces de valorar el trabajo de la gente que cose para nosotros. Respetaríamos y hasta honraríamos cada prenda, la cuidaríamos más, tendríamos menos y seríamos más sensatos con lo que representa en esfuerzo y en gasto de recursos.

Me gusta coser, crear una prenda pensando en la persona que la llevará, darle un toque personal, crear belleza con ella y poner un  trocito de corazón en lo que hago. Como con todo en mi vida voy hacia la simplicidad, con menos cosas que cuidar, menos prendas pero escogidas. Que mi ropa  no esté hecha sobre las cenizas de ninguna persona, que en cada puntada haya una sonrisa, y si no es la mía, que sea la de la mujer que al otro lado del mundo ha puesto sus ojos y manos en ella...


domingo, 8 de julio de 2012

making Burda




Coser con el Burda es para mi como aprender otro idioma, las cosas mas simples descritas como ellos lo hacen parecen alta tecnología. Así que cuando un patrón me gusta sigo las instrucciones como puedo y lo que no entiendo.... pues me lo invento!!!. Afortunadamente soy un  poco listica y voy aprendiendo. La verdad es que he comenzado a cogerle el gusto a las revistas de patrones desde que sigo el blog de "La inglesita", María pone todo su esfuerzo y más en descifrar las instrucciones para que novatas como yo sepamos por donde nos sopla el aire, y desde aquí se lo agradezco ENORMEMENTE!!!!!

Para aprovechar, cuando un patrón tiene varias posibilidades lo hago dos veces para cogerle bien el truquillo.  Con telas diferentes para que se vea bien distinto. Éste de la foto es del burda 5/2012 ; en versión túnica es el nº 145 y en vestido el 148, y los bombachos son el nº 144B, pero con bolsillos a mi manera, para que se viese más la tela de grecas e hiciera juego con la túnica. La tela de la túnica es de mi colección de telas vintage, y el bombacho es de un algodón fino y suave como de camisa, muy blandita. Me ha encantado coser este modelo porque es de los que quedan muy bien rematados por dentro y por fuera, con un acabado tan pulido ... que lo he cosido en versión vestido también, pero ese lo dejo para otro día.

El resultado es superfresquito para el verano, y en especial para ir al parque y que no se deje el culete en los columpios....


martes, 3 de julio de 2012

corazones en fondo de chocolate...


Hay algunas manchas que son inmortales, algunos helados y batidos dejan unos tintes que ya los quisieran los artistas para sus obras, totalmente indelebles... Y, aunque siempre pienso que la ropa de los niños es para jugar, disfrutar y ensuciarse,a veces se quedan para siempre en algunas prendas que me encantan, porque son cómodas y a la vez está tan guapa con ellas....

El caso es que este pichi se lo compré en su primer año, le quedó grande obviamente, pero al año siguiente estaba preciosa, y este año se lo probé y todavía le queda bueno. Pero tenía un chorrete de manchas de batido de chocolate (imborrables), que le llegaban desde el pecho a las rodillas.

Con unos cuantos corazones pegados con fiselina y pespunteados con hilos de colores, tiene una nueva vida, y además me encanta el efecto colorín!!!!.