viernes, 28 de septiembre de 2012

con las sobras de las sobras


En la casa de cada costurera siempre hay una (¿una?) bolsa creciente de retales pequeños que no tiras porque ¡que colores tan preciosos! y a la vez dices para adentro ¿pero que voy a hacer con todo esto????.  Cada vez que hago recogida general los cambio de sitio, los reagrupo y los ordeno, pero no tiro nada de nada... y el espacio es limitado!!!!!!.

Con las sobras de los meitais de Mimei hacemos los minimeis y con los retales de loneta que ya no sé para que usar porque son demasiado pequeños.... pues salió esto. Abrí mi libro de patchwork de Suzuko Koseki y me puse a probar el "Log Cabin". Y esto debe ser lo más parecido al antipatchwork; no mediciones exactas, no cuadrar esquinas y ángulos, no pensar y TODO improvisar. Simplemente me puse a coser con la tijera en una mano y la bolsa de retales al lado.

¿La suerte del principiante?

4 comentarios:

  1. No! Ese libro es genial! Es mi forma de coser preferida: sin plancha, sin regla, sin pensar... y siempre queda bien! :)

    ResponderEliminar
  2. Hola tartaruga!!!! pues que sepas que este libro lo descubrí gracias a tu blog!!!! Y creo que es el tipo de patchwork adecuado para una costurera temperamental e impaciente como yo, jajaja. Miles de gracias por el hallazgo, y felicidades por tu hermoso blog, lo encuentro tan inspirador...

    un abrazo costurero!!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡¿Cómooo?! ¿Que hay un libro de patchwork para impacientes? ¡A por él! Me encanta el pw pero siempre me ha parecido dificilísimo, todo ese pensar me echa patrás. A ver si ésto me convence... pero viendo esos supercojines seguro que me animo, gracias por el soplo!!!

    ResponderEliminar