viernes, 19 de octubre de 2012

restaurando sillas



Estas son unas sillas que me regalaron hace tiempo y, aunque de entrada parecían difíciles, con un poco de pintura, y un nuevo tapizado tienen nueva vida en mi casa. Son sillas que me van regalando los amigos cuando alguien las jubila y están a punto de ir a parar a la basura, pero... se merecen otra oportunidad , ¿o no?. En torno a la mesa no habrá dos sillas iguales, pero ya puestos tampoco tenemos iguales los cubiertos, los vasos.... Es lo que tiene el ser neorural!!!!.

A que impresiona la lujosa tapicería original de "escai" legítimo???? Juás!.  Es mi primera experiencia en el mundo del tapizado, pero desmontar el original fue como hacer un cursillo, y con patrones!!!. La verdad es que estoy encantada con el resultado... ya le he hecho sitio en mi habitación, mientras espera a sus compañeras.




4 comentarios:

  1. ¡Guau! ¡Es preciosa! Te ha quedado genial, el cambio es espectacular. Felicidades.

    ResponderEliminar
  2. ¡Madre mía, menudo cambio! ¡Nadie diría que es la misma silla! Enhorabuena :-)

    ResponderEliminar
  3. te ha quedado de lujo ....muchas felicidades, hay algo que se te resista??
    jajaja

    ResponderEliminar
  4. Gracias!!!! Lo mío tiene truco, "oficialmente" trabajo como restauradora, aunque no de mobiliario, sino de pintura, escultura, retablos..., y eso ya es una ventaja a la hora de atreverse con estos menesteres. Tengo que confesar que esto de pintar y tunear muebles es INFINITAMENTE más divertido!!!!!! :)

    ResponderEliminar