miércoles, 23 de enero de 2013

un lugar donde esconderse

Es curioso como el tener hijos nos hace recuperar la magia de algunas cosas al verlas a través de sus ojos... Yo no suelo vivir el folclore navideño, pero Emilia alucina con las luces, los colores, los adornos, y por eso decidimos que si, que los regalitos los traerían Papá Noel y los Reyes Magos, a medias, para disfrutar con las sorpresas.

Desde que apareció esta tienda en nuestro salón prácticamente "se ha mudado", además es el lugar ideal en el que esconderse del mundo o ir dejando una sorpresa de vez en cuando para encontrar... sea o no sea navidad  :)






1 comentario: